«La falta de dirección, no la falta de tiempo, es el problema. Todos tenemos días de veinticuatro horas». Zig Ziglar.

El día tiene 24 horas. Todos tenemos la misma cantidad de tiempo. Lo que diferencia, fundamentalmente, a las personas de éxito del resto es la forma en que lo utilizan o aprovechan. La clave es identificar dónde quieres poner tu atención y energía y que nada te desvíe de ello (ladrones de tiempo).

Hay mucho escrito al respecto y creo que todos sabemos técnicas, sabemos distinguir lo importante de lo urgente…  Sabemos cómo ser más productivos pero lo que importa es practicarlo. Fallamos porque no sostenemos lo importante, nos dispersamos. Vivimos en una sociedad rodeados de elementos que distraen nuestra atención. Tenemos más distracciones que nunca en la historia de la humanidad. Es muy fácil distraerse y saltar de una cosa a otra. Cuando tu mente muestra cierta resistencia a realizar una tarea, comienza a buscar cosas nuevas para enfocar su atención. La clave es mantener el enfoque.

Enfócate en lo esencial

 Las personas más exitosas se centran en lo esencial, lo fundamental. ¿Has oído hablar del “Principio de Pareto”? También se conoce como 80/20 o 20/80. Propone que un 20 % de lo que hacemos provoca el 80 % de resultados, y viceversa. Esta regla se puede aplicar a cualquier ámbito de nuestra vida.

“Principio de Pareto”: un 20 % de lo que hacemos provoca el 80 % de resultados, y viceversa.

Así que el punto de partida es tener objetivos claros a los que dedicar tu atención y tiempo, averiguar ese 20% esencial para conseguir los objetivos que te propones y mantenerte focalizado en ello. Puedes realizarte la siguiente pregunta:

¿Qué es esencial que haga ahora mismo para (lo que te hayas propuesto)?

Aunque sepas muy bien qué tienes que hacer y hayas diseñado un plan detallado de cuándo y cómo, aparecerán los llamados ladrones de tiempo (móvil, mail, redes sociales, no saber decir no…) que te distancian de lo que quieres conseguir produciéndote insatisfacción y estrés.

“No hay nada tan inútil como hacer eficientemente algo que no se debería hacer en absoluto.” Peter F. Drucker

Es necesario que identifiques los ladrones de tiempo. Puedes hacer una lista  e ir eliminándolos uno a uno. Te puede ayudar preguntarte cuando te sientas tentado a desviarte:

“¿Es esto esencial AHORA?”.

Por ejemplo, si estás en redes sociales y te sientes con ganas de escribir un comentario o subir una foto, cuestionártelo ¿Es esto esencial AHORA? El cambiar de tarea puede retrasar 20 veces el tiempo que cuesta realizarla…

La idea es que averigües qué tareas son esenciales para aquello que quieras lograr, recuerda que un 20% logra el 80% de resultados, priorices y entregues tu atención a cada tarea hasta terminarla. Sí, una sola a la vez. Te ayudará convertir en un hábito preguntarte si lo que vas a hacer es esencial ahora.

 

 

Esther Fernández

Consultora Coach experta en mindfulness

Estrés, creatividad y liderazgo

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × cinco =