El 2022 ha supuesto , para la mayoría de compañías, cambios constantes y grandes desafíos para adaptarse a los escenarios y operar competitivamente. En un entorno de trabajo que fluctúa rápidamente, en el que a menudo se interactúa virtualmente, los empleados se sientes más expuestos emocionalmente y vulnerables por lo que fomentar la conexión es más importante que nunca. Para lidiar con los momentos difíciles en la complejidad se requiere compasión. Compasión por los demás y por uno mismo, algo que se traduce en una mejora de las organizaciones y , en consecuencia, de la sociedad.

Aunque cada vez se está utilizando más la palabra compasión, no suele relacionarse con el mundo empresarial. Muchas personas confunden compasión con una “falsa debilidad”, sin embargo los estudios encuentran que los líderes compasivos son percibidos como más fuertes y más competentes.

Qué significa

La palabra compasión proviene del latín cumpassio, y literalmente significa “sufrir juntos”.

“La compasión nos ayuda a entendernos a nosotros mismos, a los demás y a cobrar conciencia de las extraordinarias similitudes que compartimos. Nos ayuda a entender la conexión que nos une y nos alienta a implicarnos en el bienestar de las personas que nos rodean”. Marturano, Janice. MINDFULNESS EN EL LIDERAZGO

La compasión en el liderazgo se refiere a los líderes que tienen la intención de beneficiar a las personas bajo su mando.  Demostrar compasión con los empleados promueve la colaboración, aumenta los niveles de confianza y fortalece la lealtad.

El lider compasivo crea valores de equipo, escucha, presta atención y logra metas con un enfoque basado en el bien común.

Es imperativo conectarse con los empleados empatizando con ellos, sintiendo lo que están sintiendo. Sin embargo, la empatía por sí sola no es suficiente. Los líderes deben pasar de la empatía a la compasión, es decir a la acción.

  • La empatía implica compartir el sufrimiento, una emoción.
  • La compasión busca aliviar ese sufrimiento—una intención.

Los dos difieren tanto desde una perspectiva psicológica como neurológica y se manifiestan en distintos segmentos del cerebro.

La compasión no es algo que tengas o no tengas, sino que puede y deber aprendida y cultivada.

La práctica de la atención plena es una forma efectiva de cultivar las habilidades de compasión ya que hace que la gente sea más consciente de sí misma y más consciente de los comportamientos y las emociones de los demás. Con una mayor conciencia y presencia, los líderes tienen más intención de llevar sabiduría y compasión a un problema.

La compasión se erige sobre la empatía que, a su vez, requiere prestar atención a los demás. Si estamos absortos en nosotros, no nos daremos cuenta de los demás y seguiremos nuestro camino, indiferentes a su sufrimiento. Daniel Goleman

Recientes investigaciones apuntan a que las organizaciones con un alto nivel  de compasión tienen un alto nivel de productividad, compromiso, innovación y son mucho más rentables.

 

 

Beneficios de la compasión en las organizaciones:

Las empresas con líderes compasivos experimentan los siguientes beneficios (según Monica Worline y Jane Dutton en Despertar la compasión en el trabajo):

  • La compasión motiva la innovación. motivando nuevas ideas y para crear seguridad psicológica que mejore el aprendizaje.
  • La compasión por la calidad del servicio crea lealtad a la marca y forja vínculos duraderos con clientes.
  • La compasión infunde una rápida coordinación y colaboración con respeto, confianza y fuertes conexiones humanas. Esto aumenta la voluntad y la capacidad de las personas para trabajar juntas en beneficio mutuo.
  • La compasión aumenta el compromiso de los empleados. Y según la investigación de Gallup los empleados comprometidos crean clientes comprometidos y esos clientes comprometidos gastan más dinero, más a menudo con sus marcas preferidas.
  •  La compasión alimenta la adaptabilidad al aliviar el dolor causado por los procesos de cambio.

Beneficios sociales

Dado que tanto los individuos como las organizaciones no pueden vivir de forma independiente en este mundo súper conectado, hay  un efecto dominó. Los líderes compasivos que inspiran a su propia organización, transfieren esta compasión a todo el ecosistema, expandiéndose como un círculo virtuoso; clientes, proveedores, socios, medios de comunicación, comunidades locales y todas las demás partes interesadas. Y de este ecosistema hacia el resto del mundo.

La fórmula para cultivar compasión en las organizaciones: Crear una cultura apasionada por el bien común.

Por lo tanto, es necesario que existan más líderes conscientes y compasivos. Líderes que trabajen por un propósito superior, con una integridad profunda y con vocación de servir y creando con sus acciones un mundo mejor.

 

 

Esther Fernández

Consutora Coach experta en Mindfulness & Compasión

Liderazgo, creatividad y estrés

 

Fuentes:

Compassionate Leadership: How to Do Hard Things in a human way , HBR

3 Steps to becoming a compasionate leader, Jan Vermeiden

2 comentarios de “Liderazgo compasivo para el bien común

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − diez =