Imagina una larga fila de fichas de dominó a breve distancia una de otra. Al empujar la primera pieza, esta causa la caída de la siguiente y así de forma sucesiva. La primera pieza origina la cadena lineal en la cual cada pieza hace caer aquella que inmediatamente le antecede. Cuando pienso en ello veo una similitud con la claridad mental, el orden de las fichas y la fluidez al caer una tras otra sin esfuerzo.

Puedes aplicar esta imagen a cuando tienes en mente realizar un proyecto, el deseo de adquirir un hábito, de lograr un sueño… o simplemente al comienzo de tu día o tu jornada con las tareas a realizar. Ver las fichas sin orden y amontonadas y querer lograr el éxito en lo que te has propuesto, inmediatamente, porque cada vez lo queremos todo más rápido, seguramente puede abrumarte y hacerte sentir mucho estrés. Sin embargo, si dispones las piezas una tras otra, o las tareas en el orden de que puedan caer secuencialmente, sin esfuerzo, la sensación, seguramente, será de más serenidad.

La clave para salir de la confusión de las fichas amontonadas está en disponer las fichas y encontrar la primera.

“El tiempo es nuestro recurso más valioso y aprender a utilizarlo nos hace mejorar nuestra calidad de vida y reduce nuestro estrés.”

Cuando piensas en la imagen del dominó que te he propuesto, seguramente piensas en un montón de fichas iguales cayendo una detrás de otra hasta llegar a la última. Es un dominó y las fichas son iguales. A mí también me pasaba.

Sin embargo, el profesor de física, Lorne Whitehead, fue más allá de esta reacción del efecto dominó para demostrar que era el inició de algo más, algo que podría cambiar la manera de ver las cosas.

En su artículo, publicado en el American Journal of Physics en 1983, Whitehead demostró que una pequeña ficha de dominó puede derribar a otra ficha mucho más grande. En su explicación buscó evidenciar que, si sumas toda la energía provocada por todos los golpes de las fichas anteriores, se puede generar la fuerza suficiente para derribar algo más grande. Concretamente descubrió y publicó que una masa puede derribar a otra un 150% más grande, ejercitando así un esfuerzo mucho menor al requerido. Hay varios vídeos en Youtube que lo ilustran.

Lo mismo puede suceder con las acciones a realizar para lograr lo que quieres o las tareas. Unas son más grandes que otras. Si las alinéalas lo suficiente, con la primera ficha  puedes comenzar una reacción en cadena que lleva a cambios sorprendentes.

Encontrar la primera ficha: la ficha esencial

La clave para lograr que el efecto dominó sea positivo es encontrar la primera ficha que genere la reacción en cadena.

Pero, ¿cómo lograrlo?

Una forma que utilizamos en el coaching es el poder de las preguntas para ganar claridad y hacer un plan de acción. En este sentido hay una pregunta muy potente que proponen Gary Keller y Jay Papasan, en su libro ‘The one thing’:

¿Cuál es la tarea que, al realizarla, haría que el resto de tareas fueran más fáciles, incluso innecesarias?

Lo interesante de esta pregunta es que te lleva, además, a concentrarte en una sola tarea, por lo que será más fácil llevarla a cabo.

Te animo a que realices una pausa y tomes unas respiraciones profundas, y en silencio te preguntes por esa ficha esencial, esa acción en lo que deseas que hará que todo sea más fácil y se ponga en movimiento ese cambio que buscas. Lo puedes aplicar también a un problema profesional. A mí me resulta muy útil hacer esta reflexión al iniciar el día: alinear prioridades, identificar la primera ficha de dominó y golpear hasta que caiga como proponen Gary Keller y Jay Papasan.

«Alinear prioridades, identificar la primera ficha de dominó y golpear hasta que caiga » Gary Keller y Jay Papasan.

Concentrarte en un modelo como el efecto dominó de forma positiva, te ayudará a  simplificar y centrarte en la primera acción, la cual, progresivamente te dará la fuerza para llegar a tu propósito. Lo importante es que concentres tus esfuerzos y atención, como afirmaGary Keller y Jay Papasan. Ésa es la clave del éxito.

Todo éxito extraordinario es secuencial, una cosa tras otra

Una de las razones por las que no logramos las metas son distracciones que bloquean nuestra visión.

Y si lo deseas, puedo acompañarte con un proceso de coaching & mindfulness para liderar tu tiempo y liderarte.

 

Esther Fernández

Consultora Coach experta en Mindfulness

para el liderazgo y  gestión del estrés.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + quince =