La cultura empresarial influye en el buen funcionamiento de las empresas. Según Harvard Business Review, se estima que entre un 20 y 30 % del rendimiento empresarial depende directamente de la cultura corporativa. Señalar, además, que la cultura de la empresa desempeña un papel crucial en la estrategia de marca ya que refleja la actitud que posee la empresa dentro del mercado, impregnando la imagen que se proyecta hacia afuera así como en la retención y atracción de talento, un aspecto fundamental para sobrevivir en los entornos de cambio actuales.

Es obvio que la cultura corporativa no es algo que puede surgir de la noche a la mañana, ni ser impuesta de forma arbitraria según la opinión de la dirección, o algo que se plasma en un documento y ahí queda. Es obvio, repito, pero en la práctica se hace y mucho. En mi experiencia como consultora y coach, he visto cómo las compañías desarrollan estrategias con un alto coste económico que no se implementan porque son las personas las que encarnan los valores y la actitud hacia el mercado y no los documentos estratégicos por muy bien trazados que estén.

Toda compañía, para funcionar eficientemente y cohesionada, requiere realizar algunos lineamientos que sirvan de guía para tener una idea mucho más clara no solamente del sistema de trabajo que existe dentro de la misma, sino también para sea posible medir la evolución y el rumbo que la misma va a seguir dentro del mercado competitivo. Cuando la cultura no está alineada con la estrategia de la organización y su ejecución, se produce una incoherencia que puede poner en peligro la consecución de las metas marcadas y por tanto, generar un impacto negativo en sus resultados.

Asimismo, una cultura permanece en un estado constante de renovación y actualización.

¿Qué es la cultura corporativa de una empresa?

La cultura empresarial hace referencia a las normas, valores, formas de hacer y pensar, ya sean implícitas o explícitas, que están presentes en el día a día de la organización e influyen en todos sus niveles, desde el estilo de dirección hasta la imagen que proyecta la empresa y la satisfacción de sus trabajadores.

La cultura corporativa incluye tanto los códigos de comportamiento, normas, protocolos, procedimientos y políticas determinados a nivel organizacional como las actitudes, tradiciones, valores y patrones relacionales que se han ido creando a lo largo del tiempo y conforman el ADN de la compañía.

Elementos que componen la cultura empresarial

1. Misión y Visión

La visión establece el punto al cual se quiere llegar, por ello su consecución se logra en el largo plazo. La viisón se vuelve un motivo de inspiración para que las personas que trabajan en la empresa se comprometan a querer alcanzar el objetivo.

Claro que, la visión de una empresa puede cambiar, pero siempre debe mantener los valores originales que inspiraron la creación de la empresa.

La misión, es el propósito de la organización, su razón de ser. Es aquello a lo que se compromete la empresa a hacer y cumplir, cual sea el servicio que ofrezca. Debe ser entendida como una orientación, no es una lista de actividades a realizar.

Estas afirmaciones suenan completamente lógicas pero en realidad ponerlas en práctica es un verdadero reto. El día a día, y la exigencia del mercado, lleva a que muchos lideres guíen el rumbo de la organización basándose más en los números que en su misión.

Sin embargo, cuando se tiene en cuenta, esto se ve reflejado en los resultados generando afinidad con los trabajadores que se identifican con la misma y se genera valor compartido. Cuando un empleado está alineado con la misión de la compañía, su compromiso hará que su rendimiento se incremente, afectando positivamente al resultado de toda la organización.

Si te pido que en este momento te preguntes qué marcas son las más conocidas, seguro que las que te vienen a la mente tienen una misión y visión inspiradoras además de implementado todo lo que estoy comentando.

Cabe señalar que el proceso de implementación de la visión y misión dentro de la organización no es un proceso sencillo, pero si no se ejecuta, no sirve de nada ya que se pierde el foco de lo que se quiere en el futuro y se condena a vivir con la esperanza de que algún día se pueda llegar a ser la organización que todos dentro de ella sueñan, pero sin nunca lograrlo.

 

2.    Valores y competencias

Los valores compartidos son la base de la cultura empresarial ya que ofrecen un conjunto de normas de comportamiento y moldean la mentalidad de todos los trabajadores.

Las competencias definen los conocimientos, habilidades y destrezas que aspiras a desarrollar y promover entre tus talentos. La innovación, el liderazgo, y el trabajo en equipo, por ejemplo, son competencias que harán cada proceso y resultado más productivo y significativo.

Pese a que los profesionales de Recursos Humanos tienen recursos para filtrar a aquellos candidatos que, a priori, encajan con los valores corporativos, lo cierto es que es necesario un tiempo para valorar si un trabajador realmente está alineado con éstos.

3. Estructura organizacional

La estructura organizacional impacta profundamente en la cultura empresarial. Una estructura demasiado rígida con muchos niveles de mando suele tener normas y procedimientos que limitan las interacciones, mientras que una estructura más plana es más flexible y facilita la comunicación.

4. La comunicación como pieza clave de engranaje

La cultura empresarial se hace patente en la comunicación interna y externa de la empresa; es decir, en la forma en la que los superiores se comunican con los empleados, pero también la empresa con sus clientes y sus proveedores, por ejemplo. El vocabulario y la personalidad lingüística de una empresa son claves para comunicar su cultura empresarial.

5. Liderazgo

Entre los elementos de cultura organizacional que he planteado, el liderazgo efectivo es un pilar fundamental para construir  culturas organizacionales sanas pues son los líderes los que marcan el tono de la misma. Cuando ellos tienen la cultura en su ADN, los colaboradores verán la cultura reflejada en cada uno de sus comportamientos.

6.Clima Laboral

Todos los elementos tratados hasta ahora se van a ver reflejados empresa se verá reflejados en el clima laboral de la organización, pudiendo impactar positivamente a su talento o hacerlo de manera negativa.

Enfatizando con lo dicho hasta ahora, la cultura organizacional constituye la personalidad e identidad propia de cada grupo y de cada organización, la cual permite diferenciarse entre sí. Por la tanto, la cultura, se verá reflejada en cada una de las actividades que realiza la organización, hacia su interior o exterior, especialmente con sus principales grupos de interés (cliente interno y externo) y por lo tanto en el rendimiento empresarial.

 

Esther Fernández

Consultora-Coach

Experta en Branding, liderazgo y desarrollo organizativo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 16 =